Capítulo I

La fuerza verdadera en tí.

 

Mucho tiempo ha pasado. Ya no deseo- personalmente- el estar sentado, el esperar, el ser otro. Palabras contrarias a estas mueven al mundo día a día… y ¡tan creible que es! siempre estamos en pos de la libertad y la libertad de acción.

El deseo que el mundo sea <<propio>> es permanente. Si no existiere ésto la humanidad incurriría en un mundo sin ambición, posiblemente. Al tanto de las catástrofes mundiales, el hambre, la guerra, y recientemente un incendio en Valparaiso… poco queda de la necesidad de quedarse contemplando. A veces me pregunto, en un país como el mío: ¿la cultura importa?

Hace ya tanto tiempo que no escribo, mi anterior afición, la literatura. Tengo un escrito a computador que, no pienso publicar nunca… me falta tan sólo finalizar un cuento, mi preferido, pero prefiero dejarlo para un momento con inspiración. A veces pienso que, si lo que digo no cala, no calará nunca. Esto no es una disculpa para no escribir, es más bien “el hecho”. Porque con tan pocos recursos de uno, la persona en sí puede hacer mucho pero no lo desea… el hecho del capricho finalmente, es ineludible. Deseamos afecto, deseamos terminar las cosas (el poder), pero nosotros mismos no vamos hacia el auto conocimiento.

Camus refería temas como éste recurrentemente, temas como el absurdo, lo cuestionable de la sociedad, el estar pendiente del otro (en La peste y sus diversos pasajes, a quien no lo haya leido, le invito a dar una agradable lectura en ella), el enajenamiento, la extrañeza, entre mucho otros. Hacia esto, vamos entendiendo que el hombre ha tomado y ha dejado de vivir para glorias, que ya <<se consideran absurdas>>. Esto es, ascender cargos espectacularmente o ser siempre un triunfador en todo. Si nos remitimos a la historia, se percatarán que el hombre desde que tiene “historia”, ha hecho el persistente intento por progresar hasta ser “inútil”. No nos equivoquemos, lo hace para no hacer mayor esfuerzo, para ser <<feliz>>… la felicidad, siendo o no lo que creemos, no va con la flojera. Pero la grandes cúpulas creen ser feliz y eso <<basta>>.

Por un lado, la verdad es que el hombre con el advenimiento de la industria y la tecnología ha abandonado la felicidad como <<meta de vida>>, es decir, meta final, y también ha hecho caso omiso a ser un campeón en sí, en lo que hace, en su posibilidad de llegar primero. Incluso al hombre le viene mejor continuar siendo un sirviente y <<lograr>> mayor felicidad neta que el superior. Entonces, me pregunto, ¿este falo que queda, esa pulsión a “progresar” tan datada en la literatura de éste y el anterior siglo, será lo que da el sentido al hombre? un momento de reflexión bastará para poder confundirlos a todos, pero al tratar de ver tras “la cortina de humo” descubrimos que, es sólo anestesia.

Al hombre con esto, le quedan cien mitos que derribar, y una salida posible a su <<sentido de existencia>>, <<sentido de vida>>, <<qué-final de hombre>> que es. Es lo relacionado con buscar el placer, felicidad, sin encontrarlo. A veces, nos sentimos solos, pero Pascal en el 182-pensamiento dijo que la “incapacidad de estar solo en una habitación produce todos los males de éste mundo”, la soledad y la nostalgia son emociones, para qué decir más, ¡pasajeras! Tan sólo piénsese en aquellos que la viven y salen de ella. No se puede “moverse” tan sólo con una emoción. Resulta necesario entonces, derribar algunos mitos sobre la condición humana para encontrar, ese tan ansiado “destino”.

Advertisements
Standard

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

w

Connecting to %s