<<¡Qué importa mi felicidad!. Es pobreza y suciedad y un lamentable bienestar. ¡Sin embargo, mi felicidad debería justificar incluso la existencia!>> Friederich Nietzche

<>

A veces obramos mal. Otras veces francamente despedazamos una situación. Eso es lo que me decía hoy, al comprender hasta dónde llegaban mi erradas decisiones, de hace uno o dos años atrás. Ya ni recuerdo con exactitud hace cuánto, sin embargo, no es importante ya. Si suponemos que nuestra vida es una suma de colisiones y una suma de cosas más, y “odiamos” (en sentido artístico, figurado por supuesto) a los reduccionistas de siempre, nos daremos cuenta que no había motivo para que hace atrás, hayamos obrado mejor, y es que sencillamente, somos sólo un cúmulo de actitudes no-ordenado, y no un ente decidido a avanzar.

La vida. ¡Esa vida, sí! la <<cosa>> uno, aquella que inspira tanta poesía y crítica, no creemos que es más que el pálido reflejo de <<esas actitudes>> que finalmente, no lo dejan un segundo en paz a uno. Vamos por ella sin pensarlo dos veces, como un razonador práctico, digamos más bien kanteano, que finalmente ejecuta lo que-necesita-por-lo-que-necesita. No tiene autocrítica y eso es bueno. Si no fuere así, yo no estaría escribiendo este blog. Me encanta mi tarea, he de aclarar, pero he de aclarar más allá que esos <<cúmulos>> también consisten en decirse a sí mismo “qué es lo que uno quiere”, “hacia dónde uno apunta”, “con quién no me quiero encontrar”.

Es sabido por todos, al menos como cosa que se ha practicado con frecuencia, que el sentido de la existencia, o por los lolos malamente llamado “el sentido de la vida” no acaba por ser otra cosa que divagación, divagación y divagación. Ese preciso gérmen que no se puede traducir en palabras y que en pálidos intentos fue llevado a algún signific-Ante (perdón, no tenía otra manera de escribirlo, distinguido lector) por Camus y Sartre no tiene porqué ser una frase que aclare a todo el planeta <<el para qué estamos aquí>>, o <<sentido de la existencia>> que esperamos, algún día o con cierto esfuerzo, conocer para que, estemos mejor con nosotros mismos. Y decimos mejor <<con nosotros mismos>> con justicia debido a, que esas cosas mejoran la calidad de vida.

De hecho, he de recordarles (por afición literaria tal vez) que Camus, dijo que la vida sólo se vive para “hacer honor al absurdo” camusiano, cita que obtengo del Mito de Sísifo. En realidad, cambiaremos el “sólo se vive” por “continúa viviendo”… y pararemos de contar. Sí, esto sale de que al final de todo, ni Camus ni Sartre llegan a un significado más allá de la vida más que hacer honor al absurdo; o llegan a las formalizaciones culturales de Sartre. ¡Pero en aquella época ésto fue revolucionario!. Dedujeron que la existencia del hombre no era más que una especie de simulación “militar” (como me agrada decirle) de una existencia con una realidad (las cosas, los autos, la calle, el resto…) sobre una plataforma que da la existencia. La plataforma en sí nos, permitiría hacer lo que queramos (inclusive el suicidarnos) no en pos de reglas sociales, sino en la propia responsabilidad del individuo, y cuya meta desafortunadamente, no sería clara, específica, sino que estaría sujeta a las opiniones del individuo en cuestión, y una “raya para la suma” daría que la existencia del hombre sería sin más absurda.

Le suelo llamar simulación “militar”, en realidad se parece más a los videojuegos de los niños, en que si bien el juego tiene un objetivo, éstos están a plena disposición del niño para practicar, lo que un “Game Over” (fin de juego) no sería suficiente para que éste abandonara el pasatiempo ya mencionado. La vida no tendría aparente objetivo más allá del que le damos, podemos perder varias veces en la vida, pero nuestra existencia continúa, tal como el mito del griego que por su astucia frente a dioses, fue condenado a subir cargado de una roca un cerro durante toda su vida.

Luego de este (breve) paréntesis, les digo, mis espectadores, mi amado público, del cual me hacen sentir “una estrella de rock” breve, les digo, la existencia de la vida se las prometo. Estoy seguro de que puedo “hacerla”, crearla. No es necesario persignarse con “El extranjero” o leer de arriba-a-abajo “El ser y la nada” para <<saber más>> mis amados lectores. Existe un horizonte más allá de la vida. El sentido <<puede>> ser trascendente, sólo paciencia y <<llevar la roca pido>> para poder conseguirlo.

_*_

prometo entonces, que las próximas entradas serán divididas en capítulos, con lo cual explicaré mi teoría filosófica de la existencia… sólo que, ella existirá dividida, para reinar mejor.-.

Advertisements
Standard

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

w

Connecting to %s