Recurrentes.

 

A veces siento que la vida es un círculo. Normalmente damos vueltas en torno a un tema con tal de entenderlo a la perfección, dominarlo, y por qué no… lucirnos frente a todo el resto del mundo. Esos “en tornos” que damos, nos llevan repentinamente a volver al principio del planteamiento (del tema) y nos frustra, porque sentimos que no hay más jugo que sacar a lo que hemos creado. Esto sucede, principalmente porque el hombre crea inventos intangibles (palabras y más palabras) que llevan a un sólo objetivo y el resto, se crea para casos particulares de <<ese>> objetivo. Un ejemplo sería el pensar en Dios. Dios es omnipotente y omnipresente, pero al intentar explicárnoslo, siempre caemos en una especie de razonamiento que habíamos hecho antes. Es más, Dios sólo se puede explicar con la fe. Hacia donde vamos con esto es que es natural que el razonamiento del hombre en general es circular. Que volver a un razonamiento inicial no tiene nada de malo. Que en el fondo esas cosas suceden. Si consideramos esto como una limitante… el hombre será, en esencia, un ser cuyo pensamiento no puede ir <<más allá>> de cierto armado de temas y familia de razonamientos lógicos. El método con que el hombre ve mas allá es esencialmente con los progresos del otro. Eso sería lo que saca de constantes círculos al pensamiento del hombre.

Por lo tanto, buscar el quinto pie al animal resultaría obvio desde un punto de vista lingüístico-lógico. No somos creaturas perfectos y eso me lleva a creer que esa misma imperfección también, nos permite ver <<más allá>>, el analizar. Esa clase de cosas rompe esquemas ya hechos. Antes se creía que la existencia del hombre se fundamentaba por el pensamiento, ahora yo vengo a decir que se fundamenta en la existencia en sí misma y los gustos. Es normal que lo que nos gusta ocupar el tiempo en nuestra vida sea único y exclusivamente movido por los gusto, y eso es verdad, le damos más tiempo a lo que noss agrada y no a lo que nos hace infeliz, nos produce angustias. A veces ¡claro! nos engañamos. Sin duda, pero en general le dedicamos el tiempo a los gustos propios y no ajenos. Si el trabajo es esencialmente sobrecarga, a quien no le agrade la sobrecarga no le agradará el trabajo. Hemos roto aquel destino de la vida que sólo se basaba en trabajar, trabajar, trabajar. También le hemos roto el significado a todo aquello que nos ocupa el tiempo como <<nuestro ser trascendente>>. La verdad, es que el hombre es un ser libre, esencialmente.

Advertisements
Aside

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s