continuación de recurrentes

 

Es primordial aclarar ciertas cosas. Al hombre le encanta al ser libre, darle tiempo a lo que lo lleva a la estabilidad. He notado (en mi opinión) que el trabajo es lo que lleva más tiempo. Y he notado el entusiasmo nato que conlleva en algunos momentos. Fuerte y tormentoso, así lo describiría. A veces nos sentimos “abrigados” al domeñar aquella tormenta, quizás lo suficiente… y eso hace que nos creamos reyes de nuestro trabajo.

Notaremos así, el <<buen sentimiento>> que nos traerá aquel. Entraremos en una fase muy inteligente del mismo: la zona de la satisfacción. Ésta sin duda nos hará alcanzar metas, con la facilidad que antes creíamos que no la tendríamos. Fuertes placeres nos dará el sentirnos buenos “jugadores”, buenos “jugadores del poker” nacional. Entraremos a buenos momentos “autoprocreados” y eso no es malo. Por el contrario, en el trabajo, nos motiva a llevar a cabo una actividad de por sí, difícil.

Fuerte es sí, el no poder llevar a la continuidad este <<buen sentimiento>>. A veces también, queremos tan sólo poder llevarlo a la práctica, y todavía más veces… aprender de él. Es de tomar como una cosa del tipo “buena práctica”. Es un; comportamiento <<deseable>>. El moverse con entusiasmo, frente a algo considerado monótono, difícil, lleva a poder comprender parte de nuestra naturaleza procreadora. Y sí, es simple: somos unos “malabaristas” de validez innata en este mundo. Somos creativos, y la creatividad la llevamos a “las glorias”, a poder ser más, consecuente llevarla a el uso explosivo. El originar <<cosas>> se hace intensivo, en acción, se transforma literalmente en dinero por medio del hacer un uso malabarístico de <<la Actividad Creadora>>, sin duda manteniendo un uso forzado de las ideas en reglas, teoremas, ideas simples.

 

Y esto me lleva a pensar… ¿no es acaso eso una actividad? Una actividad que es claro, es usada de manera más recreativa, es una ocupación igual a la primera: más rápida en esencia. A pesar que resulta sustanciosa (para algunos en exceso), no deja de ser una actividad más; menos “dispersa”, más lucrativa, pero es una actividad más. No deja de ser otra ocupación. Al decir esto, raciocinio linguístico-lógico, es fácil ya, comprender que sólo hemos llenado un <<espacio vacío>> de la vida; intercambiándolo por otro que no nos hacía mas dichosos, sino que nos englobaba monotonía; en monotonía que cierra los ojos a la felicidad de abrazar un significado de la existencia último, necesario en mí.

No es fácil… los religiosos lo dijeron. Y por supuesto, pasar por el amor resulta necesario. Necesario en la clave para la existencia “final”.

La existencia final no necesariamente pasará por los oídos capaces de escuchar. También pasara por los persistentes, los que ansían la “buena fortuna”. De eso se trata… de entender también, a pesar de su ambivalencia, que el amor no apunta hacia lo material.

-*-

Quería hacer una aclaración con este subcapítulo: a pesar que hable de ideas “no dirigidas” o “dispersas”, es necesario explicar que son sólo anuncios de la idea final que se dará en algo así como el capitulo 6 o 7. Los grandes pensamientos, se están dando graduados hasta un pensamiento mas definitivo, que sera por supuesto, a juicio del lector. Llegaremos hasta ahí.

Advertisements
Aside

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

w

Connecting to %s