Continuación Una revolución existencialista

 

Quizás es por esto que nos quejamos frecuentemente de la educación y todo. Me refiero a todo esquema en general. Es una verdad perdurable, no hay que ser genio para saber que la sociedad no es perfecta, pero también debemos vernos a nosotros mismos (siendo parte ya de la sociedad) que no estamos poniendo el granito de arena que corresponde. Démosle una vuelta, una corta (¿A qué vamos así, a las instituciones sino es a aprender?). En lugar de dejar-de-pensar, quizás una fabulosa crítica debería ser dejar-pensar, pero no estoy aquí para hacer críticas.

Obviamente, nadie en su sano juicio se sentirá internamente perdiendo el tiempo en cuya institución asiste. Más bien, su pensamiento es que acude allá a ‘brillar’, a ‘destacar’. Y es razonable, de hecho concuerda con mi razonamiento lógico: si quiero pasar la materia, tendré que esforzarme, si quiero abocarme (y optimizar) mi esfuerzo, tendré que confeccionar cosas relucientes, si quiero hacer eso, tendré que brillar entre mis compañeros o pares, y si quiero llegar a conseguirlo, tendré que desarrollar habilidades. Pero lo más irónico de todo, es que esas habilidades no son las que piden las instituciones en sus objetivos, sino más bien el fruto de las ‘blanduras’ a las que acaban por “caer” las mismas cúpulas de ellas.

No seguiré detallando lo que acaba por suceder y como, pues depende demasiado el caso de la institución a la que se está acudiendo… pero el hecho está en que, el alumno “entra” con un objetivo, y “sale” con otro. Lo importante; y que a todos nos importa, claro; es que acabemos obteniendo la utilidad prometida… y muchas veces los mismos contactos que son el fruto de la institución son los responsables de dárnosla.

También es muy probable, entre las muchas circunstancias de desesperación a la que los estudiantes están sometidos en una institución, es que acabe por distraerse del objetivo madre, pero a la vez, busque diversión entre otros objetivos utilitarios diferentes al mismo, como la política. Es una situación repetida y pecunaria que si bien, no hace daño, no es realmente lo que necesitaba el individuo, y hasta a veces hace que éste caiga en el fracaso por falta de “votos”. Y obviamente, deseo que ustedes mis lectores vean el caso general. ¡Circunstancias hay muchas! pero se ha perdido esa <<cosa>> de ir a un lugar y cumplir, tenazmente, el objetivo deseado, ciertamente. Esto me lleva a pensar, que si bien hemos conseguido resolver algunos problemas en esta sociedad, hemos creado otros, como no ver el valor a la tenacidad, la amargura temporal. La amargura es una situación muy divertida a propósito. Normalmente vemos el mundo “colorido” y lo declaramos como <<bueno>>. <<Lo malo>>, por contraste sería el parámetro inverso ¿no es así? Muy bien, pues el mundo entero ¡estaría configurado así en la realidad actual! y eso ¡nos hace más pobres! más susceptibles a cualquier cosa, y en especial al fracaso. El fracaso, conocido como <<fracaso absoluto>> no existe, no existe. Lo que existe es la pérdida de alguna utilidad, pero a cambio siempre deja otra: detrás de todo fracaso, hay un triunfo (una óptica no mía, bastante peculiar, pero la adoptaremos provisionalmente). Con esto, podríamos plantearnos hasta qué punto “la alegría en todo” puede ser una política positiva en el desarrollo de las sociedades, los países. Es verdad, algunos países declaran el optimismo como “política para hacer las cosas” y quien esté en contra, es excluido del “sistema”. Sistema entre comillas, pues el esquema, nunca excluirá a este individuo directamente; este un tipo de abstracción más para comprender lo que deseo interpretar. Y allá vamos… a veces estos esquemas guardan perversidad implícita, pero la utilidad “material” acaba por ser la importante, sino es decir la <<más importante>>. Mi discurso, aunque prescinde del materialismo en sí, debe tratar los aspectos de la realidad mediante la rigurosidad deseada para llegar a la conclusión final… la cual debe a mi juicio ser imparcial en especial en este aspecto de la “materialidad”. Pocas empresas, pero existen al interior de algunos países, aparte de desarrollar un pedazo de torta de cultura organizacional, también generan un trozo de torta de felicidad. Esta gerencia en sí, estaría destinada justamente a lo contrario de la cultura “hacia lo material”, sino más bien a conservar empleados, mantener su felicidad y sugerir un buen ambiente “laboral”. En Alemania por ejemplo es mal visto impedir que se formen romances en los lugares físicos de las oficinas, entre empleados… y la razón es que los gerentes en realidad no son nadie para obstruir la libertad de los individuos, asunto en la misma línea que las gerencias “de felicidad”. ¿Qué quiero yo decir con esto? que si bien hay una ínfima preocupación por lo no-material, al final incluso esto está enfocado a mantener una cierta utilidad material final para la empresa en global… la preocupación no-material ayuda a la preocupación material a consumarse.

Pero estos hechos, llámese culturales o llámese generacionales, han <<pauteado>> a la sociedad aunque no estén en foco, o a la vista de todos, o exista una cortina o bien, velo que los cubra de los <<ojos del ciudadano>>. No es un hecho ni bueno, ni malo, pero en <<sí>> han marcado la manera filológica de ver el mundo hoy en día y ese, es un tema duro de tratar. Entonces, si la utilidad material está primero ¿hasta dónde debemos llegar para que esa búsqueda incesante de la felicidad material sea sana, perdurable y comprensiva con nuestros sentidos? ¿Por qué, mi vida debiese ser nefasta, si es que yo la declaro decente, y el vecino o prójimo la considera miserable, cuándo el parámetro es por definición distinto? pues éste planteamiento, es justamente lo que el materialismo considera verdadero.

Advertisements
Aside

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

w

Connecting to %s