Continuación referencias hacia la autoexplicación

Al comprender que todo gira en torno a una necesidad práctica, incluso la ciencia y la filosofía que son parientes de sangre en cualquier caso, incluso esto porque yo al escribirlo cumplo la meta deseada, al comprender que todo gira en torno a un “práctico” es menester entenderse a sí mismo no como un animal racional, sino como un ANIMAL PRÁCTICO. Si necesito peras, voy al peral; si necesito manzana, voy al manzanal. Hay una acotación práctica: “la curiosidad mató al gato”… encuentro un ruido en máquina, la máquina <<me provee>>. Deseo, como es propia la máquina, saber de dónde proviene. Por más que busco y busco no encuentro el origen del ruido. Si soy curioso y sigo buscando el origen del ruido, probablemente no lo voy a encontrar porque se trata de un malfuncionamiento o vejez del equipo, por lo que debo cambiarlo. Pero aún así, con el motivo absurdo de arreglarlo y saber <<el porqué>> continuo y continuo buscando el error podría hasta romper lo que YA TENGO DE EQUIPO y me sirve, pues como dije antes, es problema de vejez. En cuyo caso mejor refaccionar el origen macro o global del problema (ejemplo: el ventilador). Si fuese, al proveedor, trataría amablemente de cambiármelo por la cantidad de dinero equivalente a un equipo nuevo, o tal vez, confiscarme la parte antigua y darme a la fuerza una nueva por mayor suma (de dinero). En suma, de cualquier forma que desee curiosear hasta encontrar el <<error>> nunca alcanzaré mi objetivo por la naturaleza absurda de la acción.
Y la necesidad práctica es, de algún modo, brillar entre la sociedad (porque si eso da dinero, es un comportamiento adquirido). Para esto se ocupan las dos dichas directrices, una social y otra jerárquica, con el fin de cumplir con las metas de un modo “moral”. Podría decirse que esto mata la autonomía propia, pero es que como se dijo en el capítulo 2 el hombre ha cambiado su concepción de felicidad. Ya no concibe la felicidad como un ser individual, sino que la concibe como un ser <<en sociedad>>. Y si requiere ser feliz para sí mismo, será capaz de engañarse hasta obtener incluso más felicidad que para quien se trabaja. De esto se desprende algo bien particular: “El ser propio trabaja para que otro sea feliz”. ¿Qué quiero decir con esto? que simplemente siempre habrá un cliente (un jefe), o incluso el jefe de uno tiene un cliente (su cliente), o existe una jerarquía de puestos tal, que independiente de la proveniencia del sujeto empleado, éste tendrá NECESARIAMENTE un cliente al cual hacer feliz. Por lo tanto, la felicidad tan sólo es para el otro, los restos (la ganancias diferencia de utilidades) serían parte de un utilitarismo y no una felicidad, ésta puede ser felicidad en sí, pero nunca mayor o superior a la felicidad ganada por el puesto jerárquico en clientela. Y esto, claramente crea la relatividad o nebulosidad de conceptos en la concepción moderna del mundo que da la gracia misma a él. ¿Y para qué despierta el hombre día a día? Bueno, para cargar la piedra Camusiana o de Sísifo (El mito de Sísifo de Albert Camus) que él describía en su libro, el sino del hombre es cargar una piedra hasta la cima de un monte día tras días, cual si se llega a la punta, saboreará la felicidad que esto le conlleva y, al cabo de un rato caerá a la falda del cerro para predisponerse a cargarla de nuevo. Importante sería, verificar si los costos de un proyecto de vida justifican para uno y los familiares, el cargar esta roca día a día.
Lo relevante es pues, hacer todas las verificaciones y, darse cuenta que la felicidad en pos de nuestra concepción de hombre humanística es distinta… si asumimos que “el hombre es hombre porque hace lo que el hombre hace” podemos, en pos de una generalización o una extensión de concepto llevar a cada cosa de la vida humana, cada cosa, que el hombre opera por los dos conceptos lo jerárquico y lo social, a cada cosa pues, todo esto operará hacia lo científico, lo ético, lo científico-aplicado (medicina, ingeniería), la instrumentación, lo psicológico, lo sociológico, lo político, lo organizacional…
Todo esto “cumple”, pues no hay nada que no cumpla con este parámetro. El mundo del hombre se forma de acuerdos, acuerdos sociales.
Dado por extensión, esta filosofía es una filosofía práctica, que se da en la realidad, la realidad de cada uno y en todo orden de cosas; no por distinción de conceptos, sino por inclusión de ellos.

Advertisements
Aside

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s