Capítulo 6

Comentarios acerca de esta visión.

 

Se podría expresar en muchas palabras, en muchos hitos, de muchas formas el orgullo que se siente el poder comentar la vida como una separación en dos sentidos o esquemas o modelos de vida que a la vez, son empíricos en su totalidad.

Una palabra certera para declararlo se podría resumir en: fuerza de la escritura. Fuerza porque se necesitó vigor a lo largo de todo el proceso para, completar un pensamiento completo sobre todos sus aspectos importantes. Es necesario pasar por los puntos que desenvuelven mejor al panorama, sin repetirse y siendo “directo”. Y de la escritura porque, la escritura en sí eleva el espíritu. El sentido de la vida puede ser <<engañado>> de este esquema, mas no por mucho tiempo, pues contraindicaría (iría en contra las peticiones de Sentido de Vida Objetivo) las necesidades que pide el cuerpo para mantener la estabilidad, o mejor dicho las restricciones en contra la depresión hundidora.

Los modelos expresados (objetivo y subjetivo) funcionan a través de la mente subjetiva y objetiva y no tienen ningún cambio en el concepto filosófico referenciado. Lo importante es que el movimiento de un parámetro en alguno de los dos afecta al otro de acuerdo como se hayan movido los parámetros en el modelo expresado en este libro. Son modelos transversales.

La verdad ha residido siempre en estos modelos (por lo menos desde finales de la ilustración) pues, el hombre ha evolucionado con la experiencia y la práctica con los parámetros que se fijan acá, prescindiendo de mitos religiosos o dogmas occidentales. Se trata, al igual que todas, de una filosofía tendiente a la práctica sin serlo, es decir <<ayuda>> a formar un espíritu mejor más que, educar.
Labores científicas a partir de este descubrimiento podrían versar en mejoramientos tecnológicos para hacer la vida aún más enfocada a la personalización, aún sacrificando algo de <<tiempo>>. En biología y física se podrían estudiar leyes que rijan estos temas, como lo es el encuentro con la homeostasis (cualitativo cuantitativo) mediante estos tipos de destinos, verificando el nivel de “satisfacción” estimado, y en física midiendo rigidez en musculatura. Tal vez en términos psicológicos esto se puede expresar en una frase, práctica como lo es aquella ciencia humanista, o pueda beneficiar como desarrollo de una teoría. A futuro se espera de otros filósofos el poder detallar aún más el modelo o pensamiento, en temas que podrían ser relevantes al hombre. El sólo hecho de repasar esta filosofía puede servir como “buena gimnasia” cerebral para denotar <<hacia dónde va el hombre>> o por lo menos, el primer paso de <<su>> filosofía. Aún cuando es una filosofía agnóstica, no prescinde del todo de Dios. El tema religioso puede ser considerado transversal el independiente y quizás se espera que esté para trabajos futuros de otros pensadores teológicos.

Es de destacar que la poca posibilidad expansiva de esta filosofía más allá de ciertos conceptos es sólo aparente. Esta es una filosofía de diálogo… y con ellos, se admite el uso de ciertos conceptos en beneficio de la filosofía actual, pues, no existe ningún concepto definido más allá de microconceptos o partículas definidos por el lenguaje mismo. Es una filosofía “abierta”.

Es importante comprender que el concepto de “vida humana” no sería más que biológica (satisfacer necesidades, reproducción, muerte, alimentación…), casi matemáticas (en las reglas) y no muy distinta al errar camusiano. Después de todo, el hombre es el único ser de la naturaleza con la voluntad suficiente para crear conceptos y “paralelismos”. Posiblemente podré, con tiempo, crear un concepto más acabado y <<real>> de existencia a nivel de “vida” que no tergiverse la intrascendencia humana. Un ser racional no necesariamente es un ser trascendente.

Muchas veces se expuso un pensamiento justificado en el existencialismo. El existencialismo en sí, me dio mucho, y he de expresar que siento cierta atracción por esa idea de búsqueda humana. Lo relevante en esto es que es necesario plantearse de vez en cuando el motivo de existencia propia no sólo para comprenderse a uno mismo, sino para comprenderse a uno en <<el medio>> y que pese a la depresiones de salud, la existencia todavía se justifica, por algún motivo, en este caso, tan abigarrado y lleno de recovecos, que resulta ser no lineal el comprenderlo, y no menos, interesante.

Standard

continuación de (.-)

 

Se podría decir que para un casero, una simple batidora resulta irrelevante su comportamiento “físico”, pero tal vez para un filósofo se le haría un gran paradigma social el comprender el ingenio social sobre cómo se genera una batidora ¿no?.
Esto es nihilismo en carne propia porque, no hemos adentrado a la sociedad (los padres) hacia lo fascinante que puede ser el hombre <<en sí>>, sino que adentramos a nuestras generaciones en lo fascinante que puede hacer el hombre <<en no>>.
Y el nihilismo en sí se ha adentrado incluso en la forma en que creamos una batidora ya sea por conveniencia o por abuso. La labor de quien sube cosas hacia la red, como lo ha sido siempre quien ha subido información hacia las grandes estanterías por medio de las grandes imprentas, es más bien ética y no psicológica, orientado a las necesidades inmediatas por el lado interno, y orientado a la necesidad por sublimar o sublime del receptor, por el lado externo. Siendo ética (ética en el sentido de la facultad de crear sistemas o sistematizaciones de fuente determinada con fuerza en el empleo y no el empleador) no psicológica (que refiere a que no existe un bien espiritual a <<futuro prolongado>> sino que es, bien-práctico), la superación de problemas antes <<muy relevantes>>, antes “pagados” y antes “problemáticos” se crea una fuente u “oráculo” del conocimiento instantáneo y libre.
Ninguna de las dos necesidades, interna y externa, están unidas de una manera no-nihilista en modo alguno. Todo se lograría de manera correctiva, muchas veces a posteriori.
Si nuestras necesidades son importantes sólo para algunos diseñadores, concientes, ordenados, enfocados, entonces ¿cuál sería la meta de quien sólo <<está-ahí>> por la astucia que puede llegar a ocupar? La respuesta es tajante: ninguna. Y esto mismo, a modo de clientela como fue explicado en el capítulo pasado, el ser feliz <<en sí>> está condicionado por la forma que <<el otro>> hizo el trabajo para <<nosotros>>. Si no es así, simplemente debemos exigir corregirlo. Sólo los diseñadores concientes de su trabajo se eximirán de esta tarea… luego esto hace (filosóficamente hablando) que nuestras necesidades se vean reducidas a una gama posible-de-observar-en-una-unidad -de-tiempo-humana (un día) para la cual esas “necesidades” hagan un cuerpo completo de nuestra expectativa de vida. Si esperamos no pasar hambre tenemos una necesidad más. Si esperamos estar alegres tenemos una necesidad más. Si esperamos darle lo mejor a nuestros hijos tenemos una necesidad más. Si esperamos no padecer enfermedades a los riñones, tendremos que ir al baño frecuentemente tenemos una necesidad más. Si esperamos movilizarnos cómodamente tendremos una necesidad más. Si esperamos pasar a la historia tendremos una necesidad más. Finalmente, por construcción esta necesidad estará <<ahí>> sólo para esperar a que no existan, pues en el momento en que no sean satisfechas nos veremos obligados a retribuirlas. Si “nos engañamos a nosotros mismos” y las sacamos de entre medio; habrá “reconfiguración” de nuestro mapa interno en nosotros mismos. Es decir, las necesidades serían esperanzas a cumplir en nuestras vidas o mejor dicho, restricciones por cumplir. Si están abajo, deberán arribarlas hasta que quedemos satisfechos con ellas. ¿Pero cuál sería la meta u objetivo (objetivamente hablando), por construcción, que haría que nos moviéramos por el mundo bajando esas “necesidades”? Si estuviésemos quietos en este mundo ninguna de esas necesidades podría bajarse (caso de que vivamos “apadrinados”), es más, podríamos “reconfigurarnos” como un vago de la calle: el mínimo de necesidades por satisfacer ¿pero es eso lo que una persona de clase media quiere? Esta teoría debiera incluir a alguien de clase baja y de clase media… entonces el objetivo por cumplir DEBE SER NECESARIAMENTE y objetivamente el sobrevivir, el conseguir el sustento diario de nuestra vida. Pero incluso siendo lógico (la biología lo dice) los textos no incursionan en una serie de “necesidades autoconfiguradas” por retribuir pues, es un tema más bien filosófico versátil. Un rico o persona-de-clase-alta también cumple con esta forma de existencia porque, como persona y ambiciosa, desea más y más cada día y esa es su roca sisifiana… por lo tanto desea conseguir un cargo <<culmine>> (un aporte social límite) con el cual se le acabarían los proyectos de por vida, pero con ella pasaría a la historia; por lo tanto, su objetivo sigue siendo SOBREVIVIR (porque siempre estará pendiente en no caer en la quiebra; no ha sido tocado por el análisis) pero ha añadido a su familia de necesidad el “conseguir ese cargo importante social”.
Si esto fuese el sentido de la vida de cada uno, obviamente nos sentiríamos fracasados. De hecho, esto es lo que propone Albert Camus, que estamos en una especie de “abstracción de mundo”, no existe objetivo trascendente (sobrevivir) alguno, la vida es para errar. Si sobrevivimos bien, sino, moriremos. La depresión en sí sería más que una tortura, una baja de las necesidades de cada uno (la salud, salud mental) y el suicidio, en complemento a su filosofía, tan sólo sería la proyección más allá de la depresión, y podría tratarse como una “alternativa” a la pérdida de valores o también, no ser “alternativa” alguna pues el no-suicidio es un homenaje al absurdo.
Albert Camus (como crítica) siempre trató los temas de suicidio, absurdo, existencia como objetos matemáticos pues, pese a ser dura su vida, los abstraía demasiado y nunca los empleó en algo más concreto que una novela. En ese sentido el pensamiento sartreano ES UN COMPLEMENTO directo al pensamiento camusiano.
Hoy en día todavía podemos encontrarnos en la calle con verdaderos Mersault(s) de vida vacía… muy humanos pese a todo (aunque no sepamos definir lo humano, en nosotros mismos), que miran el paisaje y no hacen nada más que mirar el paisaje cuando viajan… lo que me inspira especialmente a expresar según mi pensamiento interno alguna especie de sentido especial a la vida, un sentido trascendente más que sobrevivir o mantener a raya las necesidades biológicas. Por último quería detallar que sigue siendo cierto el viejo adagio que <<la vida se vive para vivirla>> y temas que expongan a la vida <<en sí>> como la energía de vida y no como EL CONCEPTO de vida, pues, aunque Niestsche haya matado a Dios, no se ha derrumbado la poesía en un ápice. Éste, ha sido el sentido objetivo de vida del hombre.

Aside

Capítulo 5

(.-)

Este nuevo paradigma filosófico que hace que vivamos comunicados y comunicando a los demás nuestros “valores” ha cambiado nuestra forma de entender nuestras necesidades, pero aunque sea de forma suave, existe sí un gran cambio subyacente. O quizás desde siempre la forma instantánea de suplirlas ha sido la forma central de mantenerlas a raya y que no sea significativo el deterioro. La felicidad no es más si es que le agregamos cantidades no-significativas de ella incluso a nivel animal. El paradigma de hoy en día es hacerlo no sólo instantáneo todo (lo grande y lo pequeño) con lo que se obtiene la comodidad deseada; lo que se vive con lo tecnologizado (y otros); sino que ese valor se pueda comunicar con amplitud de libertad, y esto ha capturado incluso al conocimiento, que está literalmente botado por ahí.
El paradigma actual se basa en lo tecnológico. Se basa en que cada cual sea el mejor periodista de sus virtudes y buenas palabras, a esto me refiero a ser un buen comunicador, buen informador, y buen transmitidor (es decir, una persona la cual puede decir lo que quiere decir en realmente pocas palabras, o una línea como se dice normalmente en redacción) y sin importar lo complejo o árido que sea el área en el cual trabaja. Esto se ha intensificado con las tiendas de programas virtuales que han salido donde se puede encontrar desde música hasta algo que ayude a bajar de peso, pasando por mapas y GPS (Sistemas de Posicionamiento Global) para ubicarse por la ciudad. Como siempre el “como” esté hecho el artilugio tecnológico es irrelevante y sólo se guardará para verdaderos gurúes. En este sentido somos periodistas como seres humanos. No nos es relevante la parte “interna” de lo que informamos, sino solamente cómo ocurrió y qué ocurrió. Esta forma, heredada desde los albores de la teoría de la información ha hecho sin duda prosperar como la espuma la disciplina de los computadores, pero a la vez, y como dicen muchos en la prensa “ha creado a los mejores estúpidos que existen en el mundo”. Y es que la exención de las “formas de hacer las cosas” ha provocado que todo cuanto sea necesidad, sea en cualquier clase social, se forme instantánea y cada cual regule su nivel de satisfacción al que, ya no es más significativo. El deseo, al estar entre medio, es regulado por el propio individuo por supuesto… pero esto mismo distingue a quién es rico y quién es pobre… el que desea es rico, y el que restringe (algo) su deseo es pobre, un sistema no muy diferente a como ha sido siempre, el problema lo protagoniza la inteligencia. Ésta ha tenido universalmente la misión de improvisar soluciones; el obtener “inteligencia” se ha hecho una travesía desde que fue necesaria la recolección de información para lograrla, y lograr tan preciado tesoro, los inteligentes no son más que sujetos que se han auto-premiado con el conocimiento, como si obtuviesen un auto o una casa o un gran valor cada vez que logran acceder a parte de él. Pero, al considerar la inteligencia algo difícil y que se ejercita (como una habilidad en un deporte…), se hace un poco “duro” exigir en cada cosa que se use para los actuales fines (incluso, en artefactos “modernos” eminentemente, el pensamiento del diseñador es que quien usa el artilugio; que de paso se llama “usuario”, no piense sobre ella en cosas de diseño, toque la menor cantidad posible de parámetros de él, incluso esta filosofía está presente ¡en la forma de ver las noticias, pues quienes las relatan hacen uso de fastuosas diapositivas (a computador) destinadas a que los televidente ni siquiera incursionen en el esfuerzo de pensar por ellas mismas) por lo que se simplifica al máximo la forma posible de dialogar con quien desea utilizarla. Esta filosofía, que por lo demás es todo lo contrario a una “filosofía”, es heredada de los antiguos líderes o jefes o caudillos que tenían por misión lograr un fin sin importar los medios pues, los “a mando” debían obrar de acuerdo a lo que ellos consideraban correcto.
Es una forma un poco maquiavélica, pero válida, de lograr un fin sin importar mucho cómo incurrió uno en él; y la verdadera inteligencia estaría no en el ejecutor, sino en el diseñador quien impone las reglas básicas de comportamiento del artilugio tecnológico. Una razón que haya proliferado esta forma de generar “métodos de comunicar” (un valor) son los derechos de autor por un lado, y por otro, que se hace necesario PARA el empleador del artilugio el, no adentrarse más allá sobre lo que le interesa.

Standard

Nota previa : la filosofía no tiene como meta advertir al hombre de sus acciones (para eso acudir directamente a ‘ética y moral’, la cual, sólo los caracteriza) y procederes. La filosofía es una gimnasia cerebral para futuros momentos en que se necesite aplicar inteligencia y felicidad, sin un fin teórico, y menos práctico, pasando más por el corazón que por la inteligencia. O visto de otra forma, el fin de la filosofía es sumergirse en la cabeza del filósofo con profundidad, o, poder introducirse en la forma de pensar del filósofo y reproducir su pensamiento a voluntad. Muchas veces la filosofía se quedará relegada al plano del mero detalle a detalle que ésta introduce, mas no nos relegará al plano general, pues, el detalle “enseña a pensar”.

Quiebres

En colectividades se dan frecuentemente los quiebres entre ellas. Esto es por falta de capacidades de organización o, francamente malos dotes de sociabilidad entre los integrantes. Cuando una sociedad quiebra con un grupo de ella, normalmente empieza la competencia más que la ignorancia entre las dos, y una puede influenciar a miembros de la otra para que sean desmedidas las capacidades de sus integrantes… lo que genera cataclismos. Por esta razón en países muy bajamente desarrollados las empresas tienden a reducir en lo más posible su personal haciendo de los individuos en sí, unos seres individuales que no se saben interactuar con los otros, no saben “pedir”. Es decir, para juntar necesitan hacer que sus integrantes sean islas en sí, pero el conjunto junto sería el país. Esto resulta bastante inefectivo puesto que trabajar juntos requiere mucho de “saber lo que piensa el otro” y “empatizarlo”… en una palabra requiere revolver ideas entre miembro y miembro.

Por lo general las sociedades basadas en el sistema disjunto fracasan y generan quiebres frecuentes… normalmente el líder del grupo resulta ser quien junta lo quebrado… a veces con buenos resultados, a veces con malos.

De cualquier forma, una sociedad nunca tiene por objetivo <<en sí>> evitar quiebres porque <<juntos>> sólo deben generar el objetivo autoimpuesto, como se explicó en el apartado de Racionalidad.

Puntos de vista movibles

Y lo que más se repite en la conducta del hombre en masa es, mover o flexibilizar los puntos de vista o los parámetros que al hombre lo hacen feliz con el fin de obtener o mayores beneficios o mejores beneficios <<propios>>. Esto consiste en pequeñas traiciones al pensamiento sistematizado cuando la sistematización de pensamiento es general, lo que a veces puede parecer un tanto nefasto o “poco comprometido”. El hombre en masa no hace cosas como filosofía, el hombre en masa cumple beneficios <<técnicos>>, y como tal, trata de resolver (aunque no elegantemente) de la manera más directa sus reclamos y necesidades; no es un momento o instancia para dar vueltas y vueltas (pensar, divagar) las <<cosas>> sino más bien llegar a una solución directa, y muchas veces, la solución directa consiste en traicionar los principios del <<partido>>.

Al interior de las decisiones humanísticas siempre están las decisiones políticas. La flexibilidad tiene que ver con esa visión política de esta filosofía. A medida que va saliéndose de sí mismo el hombre se aleja de sus principios y debe acostumbrarse a una moral flexible en su trabajo diario a diario… lo que no lo hace peor persona pero sí debe acostumbrarse a ser diplomático, y su felicidad (tal como se describió anteriormente, basada en el savoir vivre) cambia turbulentamente. Se dice cuando se opera así que no existen amigos. Es una instancia en que las luchas y las cofradías son constantes e incesantes. Es un poco <<el absorbente de la función racional>>. Obviamente, se puede ver también los parámetros movibles propios como un <<arma>> más a ocupar.

Pero también se debe considerar que el hombre puede cambiar sus parámetros de visión en cualquier momento. ¿Pero cuándo los cambia? Cuando su felicidad básica peligra ante el camino que está siguiendo. El hombre se dedica a cambiarla según el miedo que otros le hayan infundido y en la medida que su función moral no sea consistente o importante en lo que le pasará a futuro. Esa es la filosofía de humanidades en masa cuando los parámetros propios son movibles.

Aside

Capítulo 4

Hasta ahora se ha hecho un análisis exhaustivo del perfil del hombre en general, con sus detalles más íntimos, pasando inclusive por su particular capacidad de autoengañarse, cambiar; sus debilidades, su forma de “alegrarse”, sus objetivos y metas vistos desde un punto de vista genérico. Sin embargo, no hemos observado al hombre en sociedad, y sus vulnerabilidades sociales. Éstas son muchas y muy marcadas. Mucho tema de análisis se encuentra acá, desde la ignorancia colectiva hasta aprovechamientos sucios de verdades “a medias”. Todo esto es materia de entendimiento filosófico que es preciso enseñar pues, un hombre no puede ser visto como uno solo.

 

Racionalidad

Desde tiempos inmemoriales el hombre ha tratado de explicarse su medio. No sólo como ser aislado, sino como ser en sobreviviencia colectivo. Muchas veces, la sola sobrevivencia ha sido su sentido de existencia, pues, para qué ha venido sino es a <<el gozo>> del tiempo que puede estar <<aquí>>. Temas como este tienden a disociarse en sí porque no existe concenso entre el tamaño de la información que puede ingresar a las conclusiones directas, pero por lo mismo trataré de generar un reporte indirecto y más, “de valor promedio”.

En general las personas en masa no tienen reflexión, el tiempo en juntarlos a todos es tan escaso y volátil (cada uno tiene “libertad”) que no es posible mantener un tiempo para reflexionar como <<colectividad>>. Sólo es posible un simple pensamiento discursivo. En este sentido se amplifica la concepción de hombre que he hecho (Capítulo 3). Pero en otro tema, el hombre puede usar en colectividad, todas las “armas” y no “herramientas” que puedan ocurrírsele por motivo de adaptación contra el otro, o el que desea en el mismo colectivo, superarle. La competencia nunca cambiará. Sin embargo, verse presionado a mantenerse en cierta colectividad hace que, los modales aparezcan (pues toda cultura posee sus propios) y eso limita la decisión de un individuo simple, acortando su gama de decisiones haciéndolas cada vez más “sociales”. En este marco las <<cosas>> que antes se podían realizar a gusto y Plasencia ahora son “comprimidas”. Surge el animal especializado, quien en sí, busca realizar mejor tareas que antes, en colectividades generales no podría ser posible. Lo importante acá es que “la unión hace la fuerza”.

La racionalidad que definitivamente a segundo plano pues, no hay racionalidad… y el orden, hermano consanguíneo de ella muchas veces debe forzarse.

 

Jerarquías

Es precisamente entre la sociedad donde se dan las jerarquías y el hombre, en sí, aprende a desenvolverse con argumentos dialécticos. Ha aparecido últimamente el concepto de liderazgo como aliciente a ejercerlo. Probablemente el objetivo de un hombre <<normal>> sea llegar a eso, tener poder, visto desde la perspectiva fálica. La necesidad de poder.

Sin embargo, el espacio de intimidad reducido ha hecho que incluso la jerarquía máxima no sea la mejor enfocada a mostrar mejor sus virtudes. Es frecuente que con la ascensión de poder y poder el líder se haya vuelto un “inútil” en sí mismo. Consecuencia nata de la falta de individualidad.

Standard

Capítulo 3

“El pájaro desplegado del tiempo, levantó vuelo una vez más. Se diluyó en el cielo azul, como una gota de tinta, en la corriente cósmica. Quedó entre las hojas, el áspero batir, de su cruel canto salvaje. Sabemos que es inútil tratar de recordar. Todas aquellas personas que transitarion. Los hechos cotidianos comunes, esta senda de liebres y pájaros. Es vano tratar de apresar, aquellas aves esquivas echadas a volar[…]”. En la Gaya Ciencia Nietsche ya había olfateado que resultaba muy vano engañar a los demás (muy típico), sin embargo engañarse a uno resultaba ser lo más común, mediante la alegoría y metáfora del vuelo del pájaro que no era más que, un pájaro salvaje. La interpretación no va más allá de revisar el comportamiento del hombre como hombre cuando le es posible cambiar sus prioridades a costa de su flexibilidad de pensamiento. Si esto es lo primero que reluce en el pensamiento moderno del hombre ¿qué más queda si no está comprometido con alguna filosofía o modo de ver? Pues me es prioritario decir que <<algo>> existe. Es sabido que en física “el lenguaje de la naturaleza”, hay ciertas distorsiones, en lenguaje directo relatividad e indecidibilidad lógica, que oponen cierto velo a los instrumentos de medición que se emplean allá. ¿Por qué digo esto? ¿Qué tiene que ver con todo lo demás? Que existe también en filosofía un velo declarado hacia <<lo que desea el hombre>> o a <<lo que va el hombre>> y no creo que nos sea imposible ver a través de él cierta verdad, pese a que existe indecidibilidad en detalles específicos o relatividad en los conceptos (subjetividad, versiones).

La cosa simple es que, pese a sus conceptos, el hombre está plagado de sentido, pero verlo u observarlo no es tarea fácil. A veces nos enredamos en nuestras subjetividades. En otros tiempos no existía nadie que nos ayudara ni en nuestros problemas de existencia ni a ordenar la información ya sea útil o sea complementaria. Todo era un desbarajuste. Hoy en día, pese a los adelantos, incluso ahora resulta difícil todo esto… por lo demás, yo no hubiese hecho el esfuerzo de pensarme a mí mismo, si no fuese por alguno que otro problema interior que me aquejaba. Y sin embargo, el hombre piensa, y no precisamente en absolutos.

No es antojadizo expresar que, entre otras cosas el hombre se mueve en un eje de desconocimiento o ignorancia. Eje que frecuentemente usamos a través de la memoria. Hechos, fechas, conocimientos envueltos, historia. Todo es un <<arma>> útil a la hora de trabajar en “ello” y sin embargo, muchas veces acudimos al “pensamiento propio” para salir de “aprietos”. Lo coloquial es rebajado en pos de, elevar nuestra moral con conceptos y frases hechas, útiles y “envasadas”. La crítica a la sociedad no me interesa y no es importante aquí… lo importante es que lo que dejó de ser importante por haberse enchufado al pensamiento nativo ingenioso, siendo o no refinado, ha sido desplazado por dos conceptos no muy bien entendidos: les llamo lo social y lo jerárquico.

Y quizás el responsable de todo esto no tiene ni siquiera la culpa, sino todo lo contrario, debiera sentirse orgulloso por haber cambiado la historia… puesto que, facilita la vida hacia puentes defragmentados del conocimiento humano. No nos es posible acceder a un destino trascendental mediante nuestra definición de nosotros mismos, pero sí resulta que hay un puente que nos permite comprendernos a nosotros mismos, a cabalidad.

Standard

Conclusiones hacia un mundo mejor.

 

Hace un tiempo, dedicado fuertemente y apasionado, hacia los relatos de crímen, me recordé potentemente en especial realizando el paralelo entre la obra de Patricia Highsmith y “Crímen y Castigo” de F.M. Dostoievski. Frecuentemente esta obra se le llama “el abuelo de las obras policiales” ¡y con mucha razón! Sin duda sento las bases de toda obra de misterio y crimen y retrató y detalló (para algunos) la esquizofrénica mente de un criminal. No comentaré si la forma de detallarlo fue intensiva e interior, o más bien sólo cumple la función de sentar las bases (de la psicología o relato interior en la novela en general), ser “un motor” o qué cosa. Sólo es importante ver que fue el botón de un explosivo, un explosivo de nihilismo en mucho, entre ellos, el gran Nietzche. La obra en sí (que merece la pena leer) narra el mundo “desagradado” de Rodia para luego, en base a su desesperación matar a una anciana y su hermana para quedarse con una bolsa de dinero, merced de la posterior tortura interna Y PROPIA que se auto-da el Rodia Romanovich y su relación con el comisario de la policía local. Destacable es en la obra que él, demuestra destreza pero, lamentablemente es enfermiza hasta el punto de pedir un castigo… el hombre es así, puede cometer mil crímenes pero, en algún momento pedirá un castigo por TODOS ellos, si los crímenes son poca cosa… puede aguantar la plegaria somática.

No es un homenaje a la indigna vida que tienen muchos, o a que la mentira siempre viva estará. Es quizás una estrella fugaz en una época en que la psicología interior cobraba fuerza (en especial por la venida de guerras, conflictos bélicios, la culpa, el horror y el salvajismo que día a día venía por peleas entre las grandes cúpulas de potencia existentes) y se trataba de una ciencia que se debía sentar bases para prosperar. Hoy en día las cosas que más nos desagradan como seres humanos son especialmente las culturales, las que requieren renovar nuestros pensamientos internos. Por ejemplo, son escencialmente 5 cosas de las que no queremos saber mucho: las noticias, las guerras, la muerte, el arte y la cultura. Quizás he ahí el inminente perecimiento de la filosofía (en el apartado ‘cultura’, a la sombra del ‘arte’ o incluso la ‘muerte’); es posible agregar a todas ellas a los responsables “primeros” de éstos 5, la política, pero incluso ésto es bienvenido por algunos (pasión). La escencial relación entre todo esto y el gusto por las obras de misterio y policial, es que en ellas existe el corazón, existen los vicios del corazón, existe pasión (como en la política) y existe un retrato fiel a la maldad, visto como réplica “El talentoso Mr. Ripley” de “Crimen y Castigo” y como lo son muchos otros que se basan, pero no lo <<son>>. Es así que la gran masa lee precisamente de <<gente que engaña>> como proyección de ellos mismos y de su vida, en contraposición de leer <<sobre lo obvio>>: noticias, guerra, muerte, arte y cultura. El pensamiento desde los vicios <<culturales>> se han volcado (o han <<sido>>) escencialmente <<no-estar-ahí>> o nihilistas o <<asociados a la nada>>. Pero aún así el hombre ha logrado moldearse a sí mismo sin necesidad de hacer <<algo>> especial o <<representar>> algo en su vida.

Al igual que toda mente en cualquier obra policial, mente criminal, la mente humana es muy parecida o tendiente a esto. Le es necesaria pues, el auto-engaño resulta bueno como se vio en en inicio de este capítulo (diálogo padre-hijo) para poder pensar en nuevas posibilidades ¡aún no se ha inventado matemática alguna que nos permita decir exactamente lo que queremos sin contradecirnos en modo alguno!.

Pero esto no quiere decir específicamente que ha habido una pérdida de valores o que la forma, de ver la vida, sea nefasta. Sólo es la antesala de otra forma de vida, de otro paradigma

Simplemente, nuestra forma de oler <<la felicidad>> inminente ha cambiado a algo más tenue, incluso más romántico, a <<el aguantarse>> más bien. El ser humano no sabe que su felicidad <<no es tal>> sino, una fuente o saco <<de gato>>. Lo que demuestra esta aseveración es tan simple como, fijarse entre quienes son los ídolos auténticos de cada persona: los embusteros, los trabajólicos disfuncionales, los infieles potentes, los que trabajan poco y ganan harto.

 

Aside