Capítulo 6

Comentarios acerca de esta visión.

 

Se podría expresar en muchas palabras, en muchos hitos, de muchas formas el orgullo que se siente el poder comentar la vida como una separación en dos sentidos o esquemas o modelos de vida que a la vez, son empíricos en su totalidad.

Una palabra certera para declararlo se podría resumir en: fuerza de la escritura. Fuerza porque se necesitó vigor a lo largo de todo el proceso para, completar un pensamiento completo sobre todos sus aspectos importantes. Es necesario pasar por los puntos que desenvuelven mejor al panorama, sin repetirse y siendo “directo”. Y de la escritura porque, la escritura en sí eleva el espíritu. El sentido de la vida puede ser <<engañado>> de este esquema, mas no por mucho tiempo, pues contraindicaría (iría en contra las peticiones de Sentido de Vida Objetivo) las necesidades que pide el cuerpo para mantener la estabilidad, o mejor dicho las restricciones en contra la depresión hundidora.

Los modelos expresados (objetivo y subjetivo) funcionan a través de la mente subjetiva y objetiva y no tienen ningún cambio en el concepto filosófico referenciado. Lo importante es que el movimiento de un parámetro en alguno de los dos afecta al otro de acuerdo como se hayan movido los parámetros en el modelo expresado en este libro. Son modelos transversales.

La verdad ha residido siempre en estos modelos (por lo menos desde finales de la ilustración) pues, el hombre ha evolucionado con la experiencia y la práctica con los parámetros que se fijan acá, prescindiendo de mitos religiosos o dogmas occidentales. Se trata, al igual que todas, de una filosofía tendiente a la práctica sin serlo, es decir <<ayuda>> a formar un espíritu mejor más que, educar.
Labores científicas a partir de este descubrimiento podrían versar en mejoramientos tecnológicos para hacer la vida aún más enfocada a la personalización, aún sacrificando algo de <<tiempo>>. En biología y física se podrían estudiar leyes que rijan estos temas, como lo es el encuentro con la homeostasis (cualitativo cuantitativo) mediante estos tipos de destinos, verificando el nivel de “satisfacción” estimado, y en física midiendo rigidez en musculatura. Tal vez en términos psicológicos esto se puede expresar en una frase, práctica como lo es aquella ciencia humanista, o pueda beneficiar como desarrollo de una teoría. A futuro se espera de otros filósofos el poder detallar aún más el modelo o pensamiento, en temas que podrían ser relevantes al hombre. El sólo hecho de repasar esta filosofía puede servir como “buena gimnasia” cerebral para denotar <<hacia dónde va el hombre>> o por lo menos, el primer paso de <<su>> filosofía. Aún cuando es una filosofía agnóstica, no prescinde del todo de Dios. El tema religioso puede ser considerado transversal el independiente y quizás se espera que esté para trabajos futuros de otros pensadores teológicos.

Es de destacar que la poca posibilidad expansiva de esta filosofía más allá de ciertos conceptos es sólo aparente. Esta es una filosofía de diálogo… y con ellos, se admite el uso de ciertos conceptos en beneficio de la filosofía actual, pues, no existe ningún concepto definido más allá de microconceptos o partículas definidos por el lenguaje mismo. Es una filosofía “abierta”.

Es importante comprender que el concepto de “vida humana” no sería más que biológica (satisfacer necesidades, reproducción, muerte, alimentación…), casi matemáticas (en las reglas) y no muy distinta al errar camusiano. Después de todo, el hombre es el único ser de la naturaleza con la voluntad suficiente para crear conceptos y “paralelismos”. Posiblemente podré, con tiempo, crear un concepto más acabado y <<real>> de existencia a nivel de “vida” que no tergiverse la intrascendencia humana. Un ser racional no necesariamente es un ser trascendente.

Muchas veces se expuso un pensamiento justificado en el existencialismo. El existencialismo en sí, me dio mucho, y he de expresar que siento cierta atracción por esa idea de búsqueda humana. Lo relevante en esto es que es necesario plantearse de vez en cuando el motivo de existencia propia no sólo para comprenderse a uno mismo, sino para comprenderse a uno en <<el medio>> y que pese a la depresiones de salud, la existencia todavía se justifica, por algún motivo, en este caso, tan abigarrado y lleno de recovecos, que resulta ser no lineal el comprenderlo, y no menos, interesante.

Standard

Capítulo 4

Hasta ahora se ha hecho un análisis exhaustivo del perfil del hombre en general, con sus detalles más íntimos, pasando inclusive por su particular capacidad de autoengañarse, cambiar; sus debilidades, su forma de “alegrarse”, sus objetivos y metas vistos desde un punto de vista genérico. Sin embargo, no hemos observado al hombre en sociedad, y sus vulnerabilidades sociales. Éstas son muchas y muy marcadas. Mucho tema de análisis se encuentra acá, desde la ignorancia colectiva hasta aprovechamientos sucios de verdades “a medias”. Todo esto es materia de entendimiento filosófico que es preciso enseñar pues, un hombre no puede ser visto como uno solo.

 

Racionalidad

Desde tiempos inmemoriales el hombre ha tratado de explicarse su medio. No sólo como ser aislado, sino como ser en sobreviviencia colectivo. Muchas veces, la sola sobrevivencia ha sido su sentido de existencia, pues, para qué ha venido sino es a <<el gozo>> del tiempo que puede estar <<aquí>>. Temas como este tienden a disociarse en sí porque no existe concenso entre el tamaño de la información que puede ingresar a las conclusiones directas, pero por lo mismo trataré de generar un reporte indirecto y más, “de valor promedio”.

En general las personas en masa no tienen reflexión, el tiempo en juntarlos a todos es tan escaso y volátil (cada uno tiene “libertad”) que no es posible mantener un tiempo para reflexionar como <<colectividad>>. Sólo es posible un simple pensamiento discursivo. En este sentido se amplifica la concepción de hombre que he hecho (Capítulo 3). Pero en otro tema, el hombre puede usar en colectividad, todas las “armas” y no “herramientas” que puedan ocurrírsele por motivo de adaptación contra el otro, o el que desea en el mismo colectivo, superarle. La competencia nunca cambiará. Sin embargo, verse presionado a mantenerse en cierta colectividad hace que, los modales aparezcan (pues toda cultura posee sus propios) y eso limita la decisión de un individuo simple, acortando su gama de decisiones haciéndolas cada vez más “sociales”. En este marco las <<cosas>> que antes se podían realizar a gusto y Plasencia ahora son “comprimidas”. Surge el animal especializado, quien en sí, busca realizar mejor tareas que antes, en colectividades generales no podría ser posible. Lo importante acá es que “la unión hace la fuerza”.

La racionalidad que definitivamente a segundo plano pues, no hay racionalidad… y el orden, hermano consanguíneo de ella muchas veces debe forzarse.

 

Jerarquías

Es precisamente entre la sociedad donde se dan las jerarquías y el hombre, en sí, aprende a desenvolverse con argumentos dialécticos. Ha aparecido últimamente el concepto de liderazgo como aliciente a ejercerlo. Probablemente el objetivo de un hombre <<normal>> sea llegar a eso, tener poder, visto desde la perspectiva fálica. La necesidad de poder.

Sin embargo, el espacio de intimidad reducido ha hecho que incluso la jerarquía máxima no sea la mejor enfocada a mostrar mejor sus virtudes. Es frecuente que con la ascensión de poder y poder el líder se haya vuelto un “inútil” en sí mismo. Consecuencia nata de la falta de individualidad.

Standard

Continuación referencias hacia la autoexplicación 4

 

¿Y por qué se da una forma de felicidad hoy en día tan dinámica? Pues sucede por la naturaleza intrusiva del hombre. Necesita “cargarse de energías” del otro, asimilarse al de al lado, envidiarlo como actividad económica paralela. Eso hace esencialmente al hombre un ser enfermo… o un ser que convive con la “maldad”. De ningún otro modo se daría la felicidad si no es ese el modo. Recordemos que la nobleza ya es cosa obsoleta; y esto deriva en más y más modos de ser que no tengan nada que ver con lo noble y caballeroso. Podría decirse que aunque exista nobleza ésta es parte del pasado, pues el mundo se ha hecho más libre y más desordenado, orientado a la nada misma, a lo que la gente en general desea; y ha sido un parámetro general de desarrollo. Han abundado temas de auto-realización, de auto-sanación y pérdidas de la dependencia. Quizás esto nos explica la cantidad de gente emprendedora y joven emprendedoras que en tales cantidades se encuentran hoy en día, además de derivar paulatinamente a campos del desarrollo creativo esta misma gente joven pues, ya es necesario realizar mejores productos con mejores campañas y esto, se necesita desarrollar. Pero cuando lo creativo “amanece”, lo jovial y lo desordenado surge (a la par de sus “propios” métodos creativos) desembocando en que el hombre se hace responsable de sí mismo y sus actos… con la consecuente convivencia con la maldad y sus riesgos. Sí, no todo debe ser bueno en este mundo ¡nunca lo será en completitud! El hombre es un ser que viene, va, construye e inmediatamente destruye. Esta es la forma de hoy en día de “visualizar” los procesos históricos en la civilización occidental; lo que no sólo se puede contemplar en la dominación, sino que está también en la explotación de reservas naturales y recursos. ¿La maldad estará incrustada en el cuerpo del hombre adulto general?

Ciertamente no se encuentra “bello” y menos “feliz” el ver una cinta cinematográfica con, por ejemplo, una mujer violada o ultrajada. La mentalidad del ser humano está programada para percibir eso, en caso contrario (y no por ello menos frecuente en gente infantil, repugnante y desmoralizada) podría mostrar ciertos indicios de enfermedad, INCLUSO el que reside enfermo piensa en su conciente que no-miente que eso es feo, poco “feliz”. No existe, según los avances de la psicología un pensamiento puro al 100 sobre una cosa, sino, prescindiríamos de la libertad. Se podría indicar que, incluso la bienvenida a la adultez es una transición hacia la maldad. El sentido es que, cuando jóvenes sólo comíamos lo dulce, jugábamos a lo placentero, imitábamos a los adultos en “lo bueno”, en los positivo, aprendíamos las materias escolares sin enseñarnos el lado oscuro de ellas (por ejemplo, en matemáticas no existe el conjunto universo, el conjunto universo es en realidad el conjunto que engloba todos los conjuntos posibles dentro de un modelo; en biología la personalidad nunca cambia, lo que cambia es el carácter; en Ciencias Sociales el momento en que comienza la historia (escritura) es el año 0…) pues, oscurecían el pensamiento infantil. Eso no tiene asidero la adultez. Si se preguntaran cuál es la definición de adultez, yo indicaría que la etapa del sin cesar aprendizaje a convivir con “lo malo”, siendo lo malo los vicios, los sabores contrapuestos a los sabores infantiles, los comportamientos que desafían las reglas, … El objetivo adulto podría tratarse como volver a ser “bueno” conviviendo con lo malo, siendo “lo bueno”. De acuerdo a esta “forma de ver”, el adulto aguantaría por mucho la negatividad y la ambigüedad, es una etapa de dolor y cada vez menos felicidad, conocida como la felicidad simple y clásica (sentirse <<feliz>>). A la vez el mundo adulto es caótico por esencia. Engaños, desquites, matonaje intelectual y psicológico… en suma es un mundo al cual <<adaptarse>>, el adulto sólo piensa en obtener el bien utilitario final. Los sabores subrepticios no están permitidos en la niñez, mas sí en la adultez. La vejez vendría siendo auto-dada, y sería la consumación final de haber vuelto a “lo bueno”; de un adulto.

Luego sólo los niños y los ancianos sería los que saborean la “felicidad clásica”, la ante-nietscheneana, mas los adultos estarían ceñidos por otro modelo. Es por esto que vivir ante las circunstancias de la vida y así, ser feliz con eso, con las vicisitudes y los saltos, con los triunfos y las derrotas, el lidiar con la falta de libertad… en resumen el estar <<ahí>> pero a la vez sólo por el posible gozo, del momento y de lo que significa en el momento y después para uno, en el corazón; hace que la vida no sea de un gusto dulce y tampoco agridulce. La hace más activa y tanto más dinámica. La vida se tornaría un trompo, si no gira es inútil, y si gira, tiene que girar con estilo y de la forma que hace más dicha en quien la ha hecho a girar. Como un chocolate amargo, como un equilibrista en constante actividad; no existe la felicidad pasiva, sino la felicidad de las acciones. Incluso usted lector encontrará en estas frases, la forma de encontrarla (la felicidad), sea cual sea el modo de vida que lleva. Es sólo dar cuenta el tipo de dinamismo o movimiento que se da en la vida, reconocerlo, identificarlo y, transmutarlo en <<algo>> que haga dicha, a través del pensamiento. Las emociones juegan el papel importante así, en el reconocimiento “del patrón feliz”. La vida así, vendría siendo un constante ir y venir, filtrar y no-filtrar de objetos circunstanciales que dan o no dan felicidad y no estaría a entrega a partir de los sueños.

Esto vendría a dar un gusto más “bitter” a lo que es la felicidad “promedio” de todo el mundo (visto como algo “global”) dentro de un esquema filosófico.

Por eso es que, en la por excelencia fase de superación adulta llamada “Instituto” o “Universidad” (o cualquier institución de educación o “estudios” por la que se pase) se acaba por dar un paso que quiebra al valor de la “responsabilidad”, que quiebra con algo que mantenía al hombre erguido y se empieza a convivir con uno de los vicios modernos que se acopla al <<no-estar-ahí>> que es, el no responder por los malos actos propios que podríase cometer, y posiblemente acabar por aducir aquella responsabilidad <<al otro>>. En muchos países esto culturalmente, se ha dado como costumbre, asociada a la mofa global de la calumnia, otro vicio del presente. La responsabilidad como valor, ha sido uno de los valores más importantemente ultrajados y que, relativizan el paso y progreso del hombre. Se podría decir o declarar, que ya no existe responsabilidad alguna en el hombre, que ya no existe ese valor, que todo es preconcebido por las esferas de poder en pos de, declarar lo que es bueno y es malo, matando a la vez la antigua individualidad del hombre, en pos solamente de progreso. Estaré de acuerdo siempre, cada vez que respire, cada vez que me encuentre conmigo mismo, que el hombre no tiene porqué ser especialista en nada, pero el hombre finalmente, por muy “encumbrada” que sea la especialidad que sigue, comete errores en ella, errores “simpáticos” y que son traducibles en “progreso”. Por eso, “el hombre es hombre porque hace lo que el hombre hace”. Por extensión luego; tanto su felicidad, su concepción de <<ser>> (esencial), sus proyectos de vida; serán invariables ante la dificultad de lo que tiene que hacer.

Aside

Una explicación de nuestro pensamiento continuación

 

Dentro de este mismo ámbito, detecto que lo primero que se creó para pensar mejor fue el lenguaje. Eso es claro, mediante él enfocamos y ‘repetimos’ mejor nuestras ideas y conceptos. Una catapulta del pensamiento animal.

Luego, intercambiamos culturalmente la habladuría por el ojo. Nos adentramos de lleno en los  símbolos, esto es inicialmente (según textos historicos) la escritura cuneiforme. No es central comprenderse estoy conceptos, pero se dice que fue una invención no espontánea. Muchos de los escritores dicen que cambiar el habla por el ojo fue, no una decisión sino una evolución, y más que nada, un fuerte del humano. Todo empezó con la necesidad imperiosa de recrear planes (y transmitirlos) para cazar ciertos animales, luego esto, fue extendido a ritos y finalmente, a conceptos… de ahí el lógico nacimiento de símbolos. Hacer permanente la memoria. Por supuesto, lo no-natural fue que ellos llegaran a ser en efecto representantes de ideas lógicas y coherentes. El tema filosófico no me interesa. Lo interesante fue que, la gente se avocara, el humano, a ser más humano reinvocando ciertos símbolos, y recrearlos en un alfabeto común (sea el que sea).

Fue una invención que se desarrolló en diferentes fases según la cultura con la que se informe, la China por ejemplo, al ser más indígena que todas las otras (más “europeas”) se desarrolló antes y con símbolos más “efectistas” pero menos asequibles… en fin, existieron muchas culturas que hicieron que se atasque la escritura y el cambio del uso de la memoria, muy similar a lo que trae el internet ahora.

Aquí es donde me quiero detener mis lectores: la escritura no es una herramienta. O más bien sí los es, pero no en el sentido abstracto de la palabra. Es una herramienta, porque provee una forma de guardar en otra memoria, en delegar conocimiento en ‘papel’ y a desligarse del conocimiento transmitido por generaciones para poder abrir la mente a <<otras cosas>>, y no es una herramienta porque al igual que el lenguaje, la escritura es una forma de abstracción, la abstracción no es una herramienta sólida y está más bien, para poder reincurrir en lo memorizado en ‘papel’, en símbolos, formas distintas de comprender y sentir.

La escritura no es una pala. No es una picota. No es algo sólido, no es; la escritura es una herramienta blanda, complementaria por lo demás, incomprendida al igual que la cultura en sí, que visto por un práctico sólo se compra por las posibilidades. Al igual que la revolución que propone el internet.

Internet no es tangible, y sin embargo se aplica cotidianamente tanto como el lenguaje común o la escritura en sí. Recordar: que en un inicio murales de la antigua Roma fueron plagados por mensajes cortos, ilegibles algunos, otros declaraciones de amor (garabatos “en sí”) que sólo servían por diversión. Un escupo al suelo. Pero sin embargo <<estaba ahí>>, se usaba <<ahí>>, existía declaradamente con uso plenamente para la diversión ¡nadie se fija que existe la escritura como gran beneficio para mantener placas con leyes en las oficinas de abogados! Un fenómeno similar es con la internet: la internet se ha llenado de beneficio sobre la diversión, a veces casi exclusivamente. Es de un uso genérico, la escritura, y el lenguaje, la escritura sirve “para todo”, son esos inventos prácticos que n el hombre común mismo se da cuenta que los ocupa cuando los ocupa.

Podría decirse, y es casi enmarcable esta concepción, que la escritura es a la imprenta, como la imprenta lo ha sido al internet. Pues el conocimiento del internet <<queda ahí>> no como un rumor que se expande. Incluso, para los más abstractos, (y quienes no lo son pueden saltarse este párrafo), EL LENGUAJE es a la escritura como la escritura es a la IMPRENTA, como una forma de difusión, de expansión de posibilidades y de democratización (de la información, de <<lo dicho>>), o bien, el impacto que tuvo la imprenta en el siglo 15 fue el mismo que el que tuvo el internet el siglo pasado (20), o bien, la forma de conocernos y comunicarnos se expandió y democratizó tanto como con la imprenta y su letra, como con la internet: letra+imágenes+rutinas de código (esto lo comprenderán los más “abstractos” pues es de la disciplina informática). En fin, lo que pretendo decir es que, al ser una herramienta abstracta el HTML da posibilidades proporcionales y racionalmente iguales a las que dio por impacto la imprenta en su tiempo, en especial con documentos tan queridos como la Biblia (con la imprenta), u hoy en día con películas excepcionales o secretos de estado (Snowden o “La última tentación de Cristo”). Y obviamente no es menor agregar que se trata, finalmente de una herramienta abstracta con un fin concreto: tareas escolares más rápidas y fáciles, fuentes recoleccionables, rescates del olvido, búsqueda instantánea de la información no-clasificada, diversión instantánea, comunicación con parentela…

Es por eso, que no por demasiando abigarrado quiero destacar que la internet ha contribuido a lo “multimedio”; recordar que la secuencia cultural de aparición de inventos comunicativos fueron la escritura primero, luego: artes, cine, libros (como el post script), imprenta, televisión o radio, magazine, textos técnicos y finalmente apareció el internet, Todos los conceptos nombrados anteriormente han sido cobijados por la internet de forma sublime: ninguno se ha quedado fuera por limitaciones; la internet resulta ser una especie de Mega-imprenta de todo medio posible de comunicar dado por el hombre; y es por eso que abarca tanto, es la INCLUSIVIDAD. El nihilismo ha contribuido en demasía en generarlos. Recordar que poco tiempo después de los progresos físicos de la II Guerra Mundial se empezó a inventar la televisión y otros medios, en respuesta al cine (que se fue “a baja”) y por la radio… fue una respuesta a la necesidad de estar más comunicado. Los nihilistas han aprendido que en esta “lucha contra el absurdo” o “beneficio del” puede conseguir cosas explosivas al “perder el miedo” a los inventos complejos: sofisticación. Pero a la vez y aunque suene complejo, los nihilistas que no saben que lo son se desligaron más fácilmente de Dios por haber entendido que esta pérdida de los miedos a crear los acerca a la racionalidad y desaparece Dios. Razón = todo. Es decir, el mismo nihilismo creó los avances, pero los avances encarbonaron cada vez más al nihilismo. Hasta llegar a un punto en que la guerra contra ese mismo hizo posible al Internet: el mayor avance de la humanidad hasta la fecha que nace en oposición al nihilismo: la democratización (de la información), la muerte de las peleas, la mayor comunicatividad. Pero en la práctica, ha contribuido aún más a la pérdida de interés y al <<no-estar-ahí>>.

La internet ha hecho que “nosotros mismos” seamos cada vez más irrelevantes, y que algo complejo no tenga desafío el ser encontrado/conseguido. Ya somos jefes, ya hemos ascendido sin nisiquiera quererlo

Standard